Media naranja

13 11 2008

Hace unos días te ayudaba a encontrar a tu ideal pareja, cumpliendo una pequeña condición. Pues hoy es un día de esos en que duermes tranquilo porque…

A la cama no te irás sin saber una cosa más

Entendiendo por cosa, una curiosidad o anécdota que contar a tu próximo ligue. Y además, la historia de hoy os viene al dedillo para esto, pues trata del origen de la manera popular de ‘media naranja’ a tu pareja perfecta.

Pues resulta que apareció por vez primera en el libro El banquete, del griego Platón (siglo IV a.C.).

La obra cuenta que, al finalizar este banquete, y para hacer más amena la fiesta, uno de los comensales propuso a los invitados que cada uno improvisara un encendido elogio a Eros. Cuando le toca a Aristófanes, relata un mito según el que hubo un tiempo en que en la raza humana era casi perfecta. La Tierra se encontraba habitada por personas esféricas como naranjas, con dos caras opuestas sobre una misma cabeza, cuatro brazos y cuatro piernas que utilizaban para desplazarse rodando. [Nota: Sí, cuesta un poco imaginárselo].

Entonces existían tres sexos compuestos: hombre + hombre, mujer + mujer y hombre + mujer (andrógino).

La vanidad de estas personas les llevó a enfrentarse a los dioses, creyéndose semejantes a ellos. Zeus no se lo tomó muy bien y los castigó partiéndolos por la mitad con su rayo, y mandó a Hermes que le atara a cada uno la carne sobrante en torno al ombligo. Partidos por la mitad, los seres andaban tristes buscando siempre a su otra mitad, y si alguna vez llegaban a encontrarse con ella, se enlazaban con sus brazos hasta dejarse morir de inanición.

Zeus, compadecido, ordenó a Hermes que les girase la cara hacia el mismo lado donde tenían el sexo: de este modo, cada vez que uno de estos seres encontrara a su otra mitad, de esa unión pudiera obtener placer. Y descendencia si la unión era andrógina.

Desde entonces —concluía el relato— los seres humanos nos vemos condenados a buscar entre nuestros semejantes a nuestra media naranja con la que unirnos en abrazos que nos hagan más completos.

Copiado y ligeramente modificado de 1de3, en el que a diario aprendes cosas tan interesantes como esta y más.

P.D.: ¿Verdad que es curioso que también entonces se hablaba de homosexualidad, y Dios la veía tan normal como la heterosexualidad? ¿Entonces por qué sus intermediarios no la ven normal? [Nota: Me está empezando a afectar leer Menéame]

Anuncios

Acciones

Information

One response

13 11 2008
ZullJammar

Mi profe de filosofía nos contará pronto esta fábula. Gracias a esto le podré sorprender 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: