Disculpen que no me levante

5 12 2008

Y es que llevo unos días malito, enfermo, mareado, sintiéndome mal física y metafísicamente. No sé cuál ha podido ser la causa, pero está de moda echársela a la crisis, y yo sinceramente para este caso no puedo hacerlo, así que se la echaré al frío.

Hoy, verbigracia, he ido a la universidad (por fin), pero en el autobús me he metido una de las buenas, y es que me siento como ausente, como si estuviera en un sueño, como si me manejara yo a mí mismo en tercera persona, como si mis actos no fueran propiamente míos. Debe de ser tanto WoW. Pero el caso es que dentro del Mundo de Warcraft también me siento del mismo modo ausente, es algo que no logro entender. Luego en las escaleras principales de la facultad si no llega a ser por la columna que tenía cerca, y a la que me he agarrado, mañana éramos noticia yo y mi sangre desparramada en las escaleras.

Debo advertir, además, y por otra parte, que he visto que resulta en todos los sentidos mucho mejor intercalar varios días de tiempo entre cada entrada o post, para que cada uno gane importancia, y no uno o incluso dos diarios como venía haciendo hasta ahora.

Así pues, emplearé esta estrategia en el futuro. Bueno, haré que el yo al que manejo en tercera persona la emplee.

Anuncios